Los granos de cereales y legumbres como el maíz, la cebada, el trigo, la soja, el sorgo o la avena, tradicionalmente utilizados en nutrición animal, transformados en copos, mejoran los estándares de alimentación de las diferentes especies animales: vacunos de carne, vacunos de leche, equinos, porcinos, ovinos y otros animales de producción.

Los copos de cereal termoprocesado se imponen como factor determinante en la obtención de animales más sanos, fecundos y longevos, así como de leche y carne de alta calidad. La incorporación de los copos de cereales en las dietas alimenticias implica, entre otros, los siguientes beneficios:

  • Incrementa la producción de leche por unidad de alimento y mejora su calidad;
  • Aumenta notablemente la producción quesera, por elevar el tenor de caseína en leche.
  • Eleva los tenores de triglicéridos en linfa y sangre, permitiendo una mayor producción de grasa de leche.
  • Incrementa la concentración de ácidos grasos insaturados (linoleico), elevando los índices reproductivos;
  • Previene y mejora la acidosis ruminal por dietas altas en concentrados.
  • Mejora en forma significativa los índices de conversión alimento/carne.
  • Reduce la fermentación ruminal de las proteínas y del almidón, con una mayor utilización intestinal (efecto by-pass), lo cual es indispensable para los rumiantes de alta producción.